En violencia de género todos somos culpables.

En toda sociedad se cometen aberraciones, por hombres y por mujeres, habrá hombres que son capaces de agredir no solo a sus mujeres si no a sus hijos atentando contra la vida de ambos, también los habrá que presentarán denuncias falsas contra sus mujeres, y también habrá mujeres en el otro lado. Esto no justifica que la mujer no sea víctima en bastante mayor proporción que los hombres o que el machismo sea un invento del feminismo como se han atrevido a decir algunos políticos en el ámbito de la extrema derecha tomando por imbécil a todo ser humano, y es que en esto no hay discusión, el machismo es algo histórico y real, cultural, sexual y económico, no es difícil de ver ni de contrastar.

La educación, cómo no, es un eje clave, a ello se debe la importancia de la educación gratuita (accesible), de calidad y sostenida desde el sistema público. Un sistema educativo de calidad, además de la formación lógica para la vida laboral, ayuda a desarrollar un pensamiento crítico y creativo, a desarrollar la inquietud por adquirir conocimientos, a desarrollar la empatía, el respeto y la tolerancia, y es que la educación es también un eje clave aportado desde la familia, la solvencia económica y el  consumo en su sentido más amplio, con estas patas se construyen las personalidades, tanto en hombres como en mujeres, si ambos géneros se comportan en ocasiones de manera despreciable no es mas que el fruto de muchos elementos que han configurado las personalidades y que estos elementos no han sido analizados y revisados con suficiente interés por si de algún modo se puede intervenir en ellos para que deje de crear monstruos dentro de las personas.

Si queréis buscar responsables tanto de las aberraciones cometidas por hombres y mujeres miren siempre al sistema educativo, miren a la televisión basura, miren a las circunstancias económicas que rodean a las personas, miren a la publicidad, y sobre todo, miren a nuestros políticos por que de ellos depende todo lo anterior, en esto todos somos culpables al darles el “poder de decidir” a irresponsables que en vez de plantear soluciones que mejoren las condiciones de vida, educación, economía, justicia y la relación de comprensión entre ambos géneros, se dedican a enfrentarlos para polarizar como siempre a la sociedad sin mirar los orígenes donde reposa el “sedimento y alimento” de los orígenes de la violencia de género, para ellos, los políticos irresponsables, solo es política y un modo de sacar votos canalizando el malestar de situaciones concretas extendiéndolas como si fueran verdades absolutas. Mientras este circo político mediático se siga desarrollando las leyes tendrán que estar mas del lado de la parte más castigada, y en eso sin duda es la mujer, poner esto en cuestión ya es de por si tomar por tontos a todos los españoles.

Ojalá llegue el día que no tengamos ni que hablar de violencia de género, de feminismo, de machismo y desigualdad porque significará que ya está superado. Sin duda alguna, y hasta el momento, unos más que otros, todos somos culpables, voten bien, voten a políticos responsables que busquen construir puentes.