La Creación de Empleo y la protección de las Pequeñas Empresas.

Las promesas políticas para la creación de empleo y protección de las pequeñas empresas no llegan y nada funciona si no hay regulación de la actividad de las grandes multinacionales. Seamos realistas y prácticos, los números se ponen en contra de las pequeñas y medianas empresas españolas.

En España se sufre en muchos sectores profesionales y empresariales a causa de la falta de regulación para las grandes superficies y cadenas: Conforama, Alcampo, Carrefour, Lidl, Aldi, Dia, Ikea, Primark, Leroy Merlin, Media Markt, Uber, Airbnb, Starbuck, Clarel, Costco, Brico Dépôt, y un largísimo etc, incluso Mercadona.  Y con la llegada de internet de las grandes plataformas como: Amazon, Aliexpress, Alibaba, Zándalo, etc. 

Hasta que no afloran los problemas y las dificultades para miles de familias  todo transcurre con normalidad, las multinacionales copan el mercado con el beneplácito político. Ante este esquema, el paso siguiente es la resignación de muchas empresas y empresarios, pero no son conscientes de que ellos, como empresas, no son responsables en cierto modo de su fracaso. Algunos dirán que no innovaron, que no abrieron más tiendas, que no contrataron más personal, que no acudieron a un banco a pedir un crédito. En cierto modo podría ser así, pero la mayoría de pymes y autonomos de este país tienen un crecimiento lento, muy medido porque no es fácil crecer, los gastos para una empresas son muchos, los beneficios medidos, los pasos deben ser certeros, la responsabilidad del futuro del negocio recae sobre los empresarios y sus trabajadores, no se puede avanzar a lo loco. Todos hemos visto como algunas pymes se endeudaron para crecer y crecieron, cuando la crisis financiera llegó, cayeron muchas pymes de un día para otro, buenas empresas, buenos proyectos.

Con este ritmo tan medido van las pymes y autónomos, ya no hacen inversiones que no puedan asumir con claridad, ya sufren bastante con las crisis y no se les ha ayudado en prácticamente nada, muchas empresas han cerrado, se han procurado la prejubilación y se acabó.

Aquí un ejemplo de los gastos de una pyme, los más habituales: oficina, nave, taller o local donde se desarrolle su actividad.  Nóminas de los empleados y empresarios. IVA, impuestos especiales, impuestos locales, tasas, entre otros, aunque sean impuestos indirectos, estos restan competitividad frente a las grandes multinacionales que tienen una fiscalidad muy eficiente. Y continuemos con los suministros básicos como la electricidad, el agua, la calefacción, Internet o el uso de carburantes,  etc. 

Muchos de los gastos restan competitividad a las pymes y autónomos para crecer a mayor velocidad o poder invertir en plan estratégico, en su mayoría, los gastos más dañinos, impuestos elevados e impuestos innecesarios. 

Por la otra acera, van a toda velocidad Amazon, Carrefour, Lidl, Aldi, Ikea, Media Markt, Bricomart, Uber, Airbnb e incluso Mercadona y otros muchos, en todos los sectores, van tan rápido se han implantado en cualquier lugar en pocos meses, evidentemente en sitios estratégicos. Mientras, las pequeñas empresas pierden ventas y caen como moscas, las listas del paro engordan, las deudas crecen y nadie sabe donde mirar buscando un responsable porque no sabe que está pasando. 

Hay responsables, no se trata de políticas de derechas o de izquierdas, dejémonos de tonterías, es el mercado amigo, un mercado sin regular.

Aquí en España, la derecha o de izquierda tradicional, Partido Popular, PSOE, y los nuevos que llegan aires de cambio como Ciudadanos (Vox), son propensos a la privatización, cuanto más mejor, propensos a protección de las grandes fortunas, a la jerarquía social y el modelo de clases, con la mínima regulación posible, lo llaman libre competencia pero no lo es, si algo hemos aprendido con la crisis es que la libre competencia no es real. La regulación existe, pero solo para las pymes, los autónomos y los trabajadores, una regulación que afixía a las empresas pequeñas mientras las multinacionales juegan en otra liga codo con codo con la política.

Estos partidos políticos no están a favor de la sociedad del bienestar, es un escollo, y a la vista está, los antiguos partidos de derecha o de izquierda no han regulado nada a favor de las pymes y los autónomos en las últimas décadas, se han dedicado básicamente a enfrentar a empresarios contra trabajadores moviendo fichas de un lado a otro, pero no han regulado la proliferación de  las grandes empresas, que es el problema al que se enfrentan los pequeños empresarios nacionales. Estos políticos venden que estas grandes multinacionales crean empleo, que realizan inversiones el país, etc, el mismo humo de siempre, luego llegan los números y no cuadran.

No voy a incluir a Podemos en estas reflexiones, porque hasta ahora  han demostrado ir en otra linea, no confían alegremente en las grandes fortunas y grandes multinacionales, apuesta por la regulación del mercado que equilibre la balanza.

En fin, este es el panorama, la creación de Empleo está difícil en España, la única salida de momento es el consumidor, hay que educarlo y hacerles ver lo importante que es el comercio tradicional para la riqueza del país y el sustento de nuestro sistema social.