Reflexión sobre VOX y de lo que no habla su programa electoral.

Desde que llegaron al parlamento Andaluz la nueva formación ha centrado su discurso, y por tanto sus acciones políticas, en varios frentes que ya venían anunciando, luego no encontramos nada nuevo en la formación verde: La bandera y sentido patrio por encima de todo, la siembra de dudas sobre “lo funcional” del movimiento feminista, el hecho de señalar a colectivos de la población como origenes de muchos problemas morales y éticos o la defensa sin condiciones de la caza y los toros por ser meramente un componente tradicional de la cultura española, pero lo lamentable de VOX es que por los verdaderos conflictos pasan de puntillas.

Recientemente Vox solicitó conocer  los nombres de los funcionarios que se ocupan de la violencia de género en Andalucía, se entiende que piden los nombres de funcionarios destinados a combatir la violencia de genero, una maniobra un tanto recambolesca y que deja mucho que desear.

Podrían haber pedido inicialmente los nombres de otros que se mueven en la ilegalidad pura y dura, por ejemplo: mafias de la droga; evasores fiscales de la amnistía de Montoro; bancos que han estafado su dinero a pensionistas; bancos que especulan con la vivienda y como está afectando al acceso a la vivienda y el alquiler, etc, y otros muchos asuntos que afectan gravemente a la sociedad española en la actualidad, en este caso, también a los andaluces, pero no, ahí están, en la odisea de querer poner en duda un servicio social para mujeres que sufren una delicada situación de acoso y violencia.

Las actuales iniciativas de Vox alimentan fobias inútiles que no aportan nada a las necesidades reales del país. Sus batallas son anacrónicas, por ejemplo, aquí otros asuntos que resolver y que si son inmediata urgencia para España, Vox apenas se ha pronunciado al respecto en su programa de 100 puntos, ni que decir otros partidos políticos:

  • No proponen medidas claras para frenar definitivamente la corrupción política que cuesta a los españoles un pastizal al año. Millones de familias se ven afectados por la corrupción política, en realidad todo el país. La corrupción política generalizada es una de las principales causas pobreza y paro en España.
  • No han reclamado a la banca el rescate que se les concedió con el dinero público y que la banca dice que no va a devolver. Tampoco se han pronunciado con respecto a la amnistía fiscal con la que miles de evasores fiscales de altas cunas repatriaron el dinero negro que habían estafado durante los años del boom inmobiliario.
  • No se ha pronunciado con respecto a las prácticas abusivas bancarias en relación a la vivienda, alquileres, comisiones, hipotecas, etc. Los comportamiento de la banca es un problemón para millones de personas, ya no solo por las familias honradas que han sido expulsadas de sus casas, si no por el futuro de millones de jóvenes que jamás tendrán acceso a la vivienda.
  • No arremeten contra las grandes multinacionales que destruyen el tejido empresarial, si, esas multinacionales que están destruyendo el comercio de barrio de pymes y autónomos en toda España (Amazon, por poner un ejemplo).
  • No hablan de medidas reales que solucionen las dificultades de la pequeña y mediana empresa, ayudar a las pymes no es solo bajar un poco los impuestos, hay muchas otras cuestiones. Bien se sabe que, las pymes y los autónomos, son el pulmón en cuanto a creación de empleo, esas familias de empresarios y trabajadores que pelean día a día por sobrevivir y sacar a flote sus negocios, no fueron apoyados durante la crisis, hoy día siguen estando solos, y no es una cuestión de bajada de impuestos.
  • Sus políticas, visto a futuro, atentan contra las garantías de acceso que ofrece la sanidad y educación pública y universal apostando por la privatización de los servicios públicos, como si la privatización hubiese sido un caso éxito en España, hasta ahora ha supuesto más deuda, corrupción, pésimo servicio y pocas garantías, ni que decir que quien no puede pagarlo no tiene acceso a ello. 
  • Seguramente, y esto es a futuro, también apuesten por la privatización plena de las pensiones, la propuesta de un plan de pensiones mixto solo es abrir la puerta en una dirección.
  • No les hemos visto alzar la voz contra las antiguas empresas públicas en sectores estratégicos (electricidad, gas, telefonía, etc) que ahora son privadas y que hacen imposible el ahorro familiar y obtener beneficios a las pequeñas empresas.
  • Tampoco les hemos visto defender a las familias y a los menores que han sufrido violaciones y abusos sexuales por parte de la Iglesia en España, la Iglesia y la religión está muy bien, pero a ese precio nunca. Este silencio deja en entre dicho de que hay una doble moral.
  • No hablan de la soberanía del pueblo ni de la consulta ciudadana en temas fundamentales, centralizan su discurso en la fuerza del Estado por encima de todas las cosas, es decir, se da a entender que establecen un sistema jerárquico y estado centralizado y fuertemente militarizado, centrado en la defensa de la Corona y la nación como territorio por encima de todas las cosas, no como país constituido por sus ciudadanos y sus variedades. 

Muchos de los puntos anteriores puede ser el origen de muchos problemas, y hablando de violencia de genero, en España nadie está planteando que la violencia de genero entre hombres y mujeres pueda ser un problema derivado de la televisión basura, de la educación, de la miseria económica, de la falta de conciliación laboral, de la falta de trabajo, etc., parece que es mas fácil enfrentar a hombres y mujeres con un discurso unilateral en vez de analizar que nuestros políticos no están haciendo bien su trabajo en cuanto a los puntos arriba indicados.

Vox, al igual que otras formaciones políticas, no terminan de convencer por todo lo anterior, y por otras muchas cuestiones en las que se fundamenta una democracia y omiten de lleno una pieza clave: la participación de la ciudadana en la construcción del estado no solo cada 4 años sino de manera participativa y constante.

Las novedades que ofrece VOX en su programa son conceptos abstractos basados en una ideología clara, es adoctrinar en cuanto a cómo amar una nación, la práctica de la religión, el aborto, la sexualidad, la familia, etc. Todas estas cuestiones no hay necesidad de defenderlas porque pertenecen a un sistema democrático y a un estado de derecho, ya pertenecen a los españoles y cada cual lo vive como le plazca y el estado debe articular todas las vías posibles para que todos estén representados.

Los obligación de los políticos es hacer que la gran empresa que es España funcione con equilibrio en todos sus mecanismos de garantías sociales y económicos, no intervenir en cómo sentimos nuestra cultura, familia y tradiciones. Si de algo tienen que hablar los políticos en cuanto a las familias es sobre conciliación laboral y buscar un equilibrio entre empresas y trabajadores para que todos puedan llevar una vida familiar, social y personal un poco mas natural en cuanto a  la escasez de tiempo, y no la locura actual.

Vox, al igual que las últimas tendencias del Partido Popular y Ciudadanos buscan el enfrentamiento eterno en lugares que para la mayoría de la población ya no son un debate de conflicto. Estas tres formaciones buscan problemas donde no los hay y tener a todo un país combatiendo ficciones, enfrentando a todos con todos. Si en España hay votantes inteligentes estas tres formaciones no obtendrán buenos resultados en las elecciones, hay que ser mas serios y trabajar de verdad por los problemas reales de la ciudadanos pensando en todos y trabajando para todos.

En el programa de VOX, encontramos algunas ideas interesantes en cuanto a economía y protección social pero están ideas no son suficiente para contrarrestar lo negativo de otras de sus ideas.

Para cerrar esta reflexión práctica, los verdaderos problemas de España se pueden solucionar con bastante facilidad, solo hace falta voluntad y que la corrupción abandone las instituciones públicas.