Podemos va ganando terreno al PP, PSOE, C’s y VOX, según se mire.

Cierto que PODEMOS ha caído en estas últimas elecciones, no obstante, y aun en horas bajas, sobrevive bastante bien, mejor de lo que anuncian los medios y a pesar del destrozo mediático continuo sobre esta formación, lo que viene a resumir que PODEMOS tiene un electorado muy fuerte para ser un partido de menos de 5 años.

Pero no es de extrañar, PODEMOS y su discurso dirigido al pueblo español no cambia y continua calando en la gente: la protección de los servicios públicos y una democracia real, libre de favores a las grandes fortunas, libre de la corrupción política y apuesta por la competencia  en igualdad de condiciones.

Conformen pasan los años, se empiezan a ver las cosas más claras, a estas alturas sabemos que PODEMOS es un partido socialdemócrata y transparente, no el monstruo que han tratado de vender a la opinión pública los medios de comunicación afines al Bipartidismo.

A estas alturas, solo los “panfleteros” de otras formaciones políticas niegan el verdadero compromiso de PODEMOS con la sociedad española, a estas otras formaciones les molesta realmente, hasta unos niveles inimaginables, que existan las políticas destinadas a reducir la desigualdad y la exclusión para que la población en su mayoría pueda acceder a una vida digna y ser competitiva tanto a nivel empresarial como laboral.

¿Qué es reducir la desigualdad para PODEMOS? reducir la desigualdad no es repartir dinero, reducir la desigualdad es poner medios para que, al margen de tu familia de nacimiento, tengas garantías suficientes para ser tan competitivo en la vida como cualquiera, evidentemente esforzándote para ello: Educación, Sanidad, buenas condiciones para crear una pequeña empresa, buenas condiciones como empleado, pensiones dignas, atención a personas mayores, cuidado infantil, acceso a la vivienda, acceso a los estudios, eliminar competencias desleales hacia las pymes y los autónomos desde las multinacionales, evitar evasión de impuestos mediante sicav o paraísos fiscales, eliminar corrupción política, etc, es decir, una democracia real y justa.

Esto que describimos es la España que todos imaginábamos que era hasta que vimos y vivimos la realidad de los abusos del poder, la España que pide PODEMOS no es ni extraña ni es imposible, es lo que muchos países de Europa llevan a la práctica cuidando de su economía y población empezando por Alemania o Francia.

El tema en discordia en España es que una vez el Estado ha invertido grandes cantidades de recursos en montar Universidades, Hospitales, Infraestructuras, Empresas estratégicas, Comunicación, etc, llegan unos señores y dicen que NO, que esos servicios y empresas donde todos los españoles han sido inversores gracias a los impuestos deben pasar a otros inversores privados y quedarse con las empresas y servicios, es decir, privatizar.

En frente de las políticas planteadas por PODEMOS tenemos formaciones como PP, C’s, Vox, e incluso PSOE, que cada vez apuestan que esos servicios del Estado pasen a manos privadas y que la población pague sus costes como si hasta ahora no lo hubiésemos estado pagando a base de impuestos, el argumento del PP, C’s, Vox y PSOE es que el sistema no es sostenible, claro que para ese sostener este argumento, estas formaciones, no tienen en cuenta un factor grave de perdida de recursos como son la mala gestión y la corrupción política.

Los hechos demuestran que a lo largo de los últimos 30 años, el PP y PSOE, han ido desmontando algunos de los servicios públicos estratégicos de tal modo, gracias a campañas mediáticas para convencer a la población, han logrado pasar a manos privadas empresas claves con potentes ingresos como Telefónica, Endesa, Argentaria (BBVA) o REPSOL, Enagas, Gas Natural, Iberia, Indra, Red Eléctrica o TISA.

Estas empresas públicas privatizadas son las que reciben las críticas de PODEMOS dado que muchos ex-políticos han acabado en consejos de administración, es lo que se llama “puertas giratorias”. Estas operaciones de privatización llevadas a cabo en unos casos por el PSOE y en otros por el PP han incrementado los costes para la ciudadanía, hoy día sabemos que pagar la luz, el gas, el combustible y el teléfono puede llegar a suponer 35% de una nómina de 1000€, luego la promesa de la privatización de mejorar servicios y precio ES FALSO, visto así PP y PSOE  han faltado a su palabra y las consecuencias las pagan los españoles.

Pero que nadie se sorprenda, ya en el año 1991 el PSOE hizo un amago de privatización de la sanidad que quedó en un intento, y como ha pasado en la última década con el PP, aprovechando un  contexto de crisis se ha seguido avanzando en ello.

La crisis de la burbuja inmobiliaria que estalló en 2007 fue un caldo de cultivo ideal para ver las claras intenciones del PP ( y del PSOE por inacción) de reducir los presupuesto en servicios sociales y apuntar a un mercado neoliberal basado en un capitalismo de amiguetes. Lo que hizo que todo cambiará fueron las protestas ciudadanas del 15M y por supuesto, su materialización en una formación política como PODEMOS. 

Estas mismas formaciones, las que durante los últimos 30 años han ido privatizando y pasando a manos de las grandes fortunas de este país los servicios públicos de los españoles son los que ahora, ante la inesperada aparición de PODEMOS, y utilizando todos los recursos a su alcance como los medios de comunicación y con el apoyo de las grandes fortunas, es decir, los beneficiarios de sus políticas, son los mismos que construyen entorno a PODEMOS la imagen de un fantasma que viene a destruir España y extienden el mensaje en la opinión pública todo tipo de estrategias para desacreditar a PODEMOS y evitar que esta nueva formación nacida desde el pueblo español llegue a gobernar.

Pero esto no acaba aquí, PODEMOS supone un problema mayor para el organigrama de poder en España, recientemente en el año 2018, en el Congreso de los Diputados, la mayoría amplia de PP, PSOE y Ciudadanos  bloquearon la puesta en marcha de una comisión de investigación propuesta por PODEMOS sobre las cuentas de D. Juan Carlos I, tras la publicación de los audios de Corinna Wittgenstein en las que acusaba a D. Juan Carlos I de irregularidades fiscales y de cobrar comisiones de contratos millonarios.

Queda demostrado que a lo largo de sus acciones PP, PSOE y Ciudadanos se posicionan claramente a favor de la Monarquía frente a la lógica que impone un estado de derecho de esclarecer las irregularidades vengan de donde vengan. Por otro lado, Vox, y según su programa, también manifiesta su clara posición monárquica. Luego visto así PP, PSOE, VOX y C’s son partidos que bajo ningún concepto permitirían que una formación como PODEMOS adquiera fuerza en el Gobierno básicamente porque esta formación podría plantear una consulta sobre la figura de la monarquía al pueblo español, no porque PODEMOS no quiera Monarquía para España, si no porque para PODEMOS la soberanía está en el pueblo español y según reza en la constitución española la democracia debe decidir sobre las cuestiones fundamentales.

Del mismo modo que PP, PSOE y Ciudadanos bloquearon la citada comisión de investigación sobre las cuentas de D. Juan Carlos I, también fueron PP, PSOE y Ciudadanos quienes bloquearon en el Congreso la propuesta de PODEMOS de la comparecencia de Villarejo para aclarar el grave asunto de las Cloacas del Estado.

Luego el problema de PODEMOS y la mala fama que los medios de comunicación (y otros entes) se esfuerzan en construir sobre esta formación no está basado en los errores que PODEMOS puede cometer dentro de la legalidad como cualquier formación, mas bien el objeto de la desacreditación responde más a las políticas razonables propuestas en base a una democracia que plantea PODEMOS. Cada vez queda más claro que es la conjetura de los poderosos quienes pretenden paralizar y destruir a una formación política que rompe con la hegemonía de poder (Bipartidismo) representado en este momento por PP, PSOE, VOX y C’s, evitando así entregar el poder al pueblo español como debería ser un una verdadera democracia y estado de derecho.

Por todo esto, y a pesar de los malos resultados de PODEMOS en las elecciones (que siempre hace aguas en sus garantías de proceso limpio), PODEMOS ha sobrevivido mejor de lo que esperaban muchos de  sus detractores, por ello, PSOE en la actualidad evitará meter a UNIDAS PODEMOS en su Gobierno utilizando cualquier excusa culpando a PODEMOS del fracaso  del acuerdo como hizo en 2016 introduciendo en la ecuación imposible a Ciudadanos para boicotear un gobierno progresista.

Los Españoles no se enteran, el PSOE ocupa un lugar en la izquierda pero trabaja a otro ritmo y estilo para los mismos fines que formaciones como VOX, C’s y PP.

Hoy mismo se ha confirmado que el tribunal supremo tumba la propuesta de exhumar a Franco ¿acaso el PSOE no sabía que esto pasaría? ¡¡claro que lo sabía¡¡ lo sabía porque ha planteado mal el camino para llegar a este fin dándole juego a la maraña judicial y a las peticiones de la familia del dictador echando a un lado a los principios democráticos fundamentales de España, pero que nadie se extrañe, el PSOE ya le sacó el jugo para las elecciones y ahora al cajón del olvido, el PSOE pasará a llamarse el POSE, por eso de mucho hablar y poco hacer. La realidad es que 40 años son muchos años, muchos años de mayoría absoluta del PSOE para que la figura de Franco siga estando reconocida por el Estado y miles de cadáveres de españoles olvidados en las fosas comunes. Lo sucedido en el Tribunal Superior de Justicia es una vergüenza para cualquier Democracia. Franco, así como todos los caídos en la guerra civil y durante la represión de la dictadura deben estar enterrados donde corresponden, el PSOE, no lo ha hecho posible, por supuesto el PP tampoco, tampoco lo harían VOX y C’s, la pregunta es ¿Lo haría PODEMOS? todos sabemos que si.

PODEMOS va ganando terreno al PP, PSOE, C’s y VOX, según se mire, y lo saben.