¿Cómo sé si en realidad soy de Derechas o de Izquierdas?

Parece un presunta sencilla, de hecho lo es, no tiene misterio alguno, el problema llega en cómo te impactan las políticas de unos y de otros viviendo en España, en cómo impacta a tu entorno familiar, en tu trabajo, en tu empresa o en tus amigos.

Puede ser que seas una persona que se cree de derechas y tu pensamiento y situación sea de una persona de izquierdas. Del mismo modo, puede ser que seas una persona que se cree de izquierdas y tu pensamiento y situación sea de una persona de derechas.

Lo que a primera vista parece algo muy volátil en realidad no debería de serlo. España es un país completamente polarizado en las esferas políticas, que poco tiene que ver con lo social y el núcleo fuerte de un país, es decir, la ciudadanía. Sin embargo, las formaciones políticas existentes tienen claros sus propósitos, y además son una vieja escuela.

En términos generales, aquí una definición de izquierda y derecha, partiendo de un estado de derecho y democrático:

Izquierda: posición política  que tienen como punto central la defensa de la igualdad de oportunidades y el crecimiento social. Esto no limita las tradiciones o el sentido de propiedad privada siempre y cuando sea legítimo. En definitiva, es el desarrollo y el progreso de la sociedad en todos los ámbitos y especialmente en lo político-social (progresistas). La presencia del Estado en la regulación y participación de los sectores estratégicos para ofrecer garantías al conjunto de la sociedad.

Derecha: posición política  que tienen como punto central el libre mercado por encima del intervencionismo de las administraciones públicas como regulador. Acepta determinados órdenes sociales (clases sociales) y jerarquías como inevitables, por lo que prima el individualismo frente a colectivismo. La mayor parte de fuerzas de derecha habla favorablemente de la riqueza a través de la libre competencia, del mismo modo que no promueve limitaciones en cuanto a lo económico sea el ámbito que sea. Políticas propensas al conservadurismo y tradiciones en cuanto a lo social .

Orígenes de la derecha e izquierda: El término Derecha política, como el de Izquierda política, tiene su origen formal en la votación que tuvo lugar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente surgida de la Revolución Francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa. Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente.

Así el término “izquierda” quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que el término “derecha” quedó asociado a las que se oponían a dichos cambios.

!Joder¡ que bonito todo ¿verdad?

Ya has visto lo que significa Izquierda y Derecha, muy resumido sin duda alguna, si no lo sabías has aprendido algo nuevo.

¿Y ahora qué? 

Pues lo vas a tener de decidir tu, lee tantas veces como te haga falta las definiciones de izquierda y derecha y piensa con qué te identificas. 

Por mi parte lo tengo claro y solo voy a realizar un apunte que, bajo mi punto de vista, lo resume todo.

Desde los inicios de la democracia Española tanto la Izquierda como la Derecha han privatizado sectores estratégicos: Agua, Electricidad, Gas, Materias primas, Telecomunicaciones, Tecnologías, Transportes, servicios funerarios, Automóvil,  etc. ¿Interesante verdad?  si hay que decir algo en este sentido es que la Izquierda se ha comportado como la Derecha y la Derecha ha sido ella misma aunque no ha dejado de usar el dinero público cuando lo ha necesitado. Luego, ni izquierda ni derecha se han comportado como dicen sus propios principios.

¿Qué beneficios hemos obtenido de las privatizaciones de empresas estratégicas? la verdad, ninguno, pues en este sentido, los costes de todos estos sectores estratégicos se han multiplicado en la actualidad, además no tienen competencia, además,  cada vez que surge algún problema (malas inversiones) es el Gobierno de España es quien viene ha solucionarlo (dinero público), luego tampoco es una privatización real en la práctica.

Las privatizaciones se justificaron en su día como manera de reducir el déficit público, no obstante, hoy día se ve con claridad que no fue así, los ingresos por las ventas de estos sectores estratégicos son ridículos, las empresas públicas bien gestionadas no solo sirven para la reducción del coste del servicio para todo un país, además, generaban empleo, facilitan el emprendimiento de las empresas y además, generaban ingresos para las arcas del Estado.

Hoy día, vemos como multitud de políticos de Derechas y de Izquierdas están cobrando muy buenas nóminas por estar sentados en los consejos de administración de estas grandes empresas privatizadas, mientras tanto, los servicios estratégicos se han disparado para todos los ciudadanos del país limitando nuestras opciones de vida como empresarios o como asalariados.

Aquí tenemos una primera conclusión, ni la izquierda ni la derecha en España, son leales a sus principios.

Hay muchos más capítulos de cómo la izquierda y la derecha se comportan igual, y en cualquiera de los casos, los ciudadanos son los últimos a quienes prestan atención salvo cuando llega el show de las elecciones y se dedican a realizar falsas promesas, son falsas porque cuando llegan al gobierno no hacen lo que prometieron.

Si quieres saber de parte estás, te recomiendo que observes tu realidad y que tengas presente en todo momento que la actual política que se desarrolla en España está en manos de personas a la sombra que parece que poco les importa las tradiciones, las personas, las víctimas, las banderas, la caza, los toros, los animales, las pequeñas empresas, los trabajadores, los estudiantes, el medio ambiente y un largo etc, simplemente trabajan para mantener un sistema que poco beneficia al ciudadano, la primera impresión es que se cuidan únicamente entre ellos mientras el resto (todo un país) se parte el lomo por sobrevivir, la conclusión a la que muchos llegamos es que no van a resolver los problemas de la ciudadanía, posiblemente originados pos políticas que no han sido diseñadas para la mayoría, ni van a mejorar nuestras vidas si no les sale económicamente beneficioso hacerlo, al puro estilo de la Edad Media.

Conclusión y recomendaciones: Cuando lleguen las elecciones, asiste a las votaciones, nunca faltes, y sobre todo, usa el sentido común, no te dejes llevar por la emociones, ni por la prensa, ni los medios ya que son, en su mayoría, un poco trileros. No apoyes discursos que no solucionan los problemas de tu realidad más cercana, es decir, ganar lo suficiente con tu trabajo o al trabajar tu negocio. Además, lo sensato es apoyar una España que garantiza los derechos y deberes a todo un país por igual y que con tu trabajo y esfuerzo puedas alcanzar todo lo que deseas. Si usas el sentido común quizás te sorprendas a ti mismo votando algo que no esperabas.