ayuntamientos, DEJEN DE MALTRATAR AL COMERCIO DE BARRIO.

Publicado el
Comercio de barrio y las multas de trafico de los ayuntamientos

No multen a las personas que aparcan en doble fila para comprar en los pequeños comercio de barrio alejados de las zonas de tráfico, para entregar paquetes de mensajería, para cargar y descargar. Dejen de echar a los clientes, de dañar a las pequeñas empresas y a los trabajadores.

Estimados ayuntamientos y alcaldes,

No multen a las personas que aparcan en doble fila para comprar en los pequeños comercio de barrio alejados de las zonas de tráfico, a los transportistas para entregar paquetes de mensajería, para cargar y descargar. Dejen de echar a los clientes, de dañar a las pequeñas empresas y a los trabajadores.

He dejado claro el mensaje principal, ahora prosigo y me explico para que no se me malinterprete. Envío esta carta para denunciar la tensión que vivimos los ciudadanos a la hora de comprar a los comercios de barrio, por lo tanto, también denuncio las dificultades que sufren las tiendas en los barrios a la hora de recibir clientes, sobre todo, cuando éstos aparcan en doble fila unos minutos en zonas no conflictivas,  algo completamente normal para realizar las gestiones rápidas y para comprar artículos en pequeños negocios en los barrio de pueblos y sobre todo en las periferias de las ciudades, se puede llegar a entender que no se puede aparcar, ni obstaculizar el paso ni en el centro de las grandes ciudades ni en los pueblos o barrios en calles que no lo permiten, también se entiende que existan peatonales los centros históricos por motivos de patrimonio y  para evitar la contaminación.

Sin embargo, en las ciudades no todo es para que el gusto y placer del turista que se da un paseo, en las ciudades vivimos millones de personas que hacemos nuestro día a día, y nos desplazamos de un sitio a otro, el turismo cultural está muy bien para las pequeñas empresas que se dedican al turismo en el centro de las ciudades, pero los ciudadanos que no son turistas necesitan comprar en tiendas de iluminación, panaderías, ferreterías, perfumerías, tiendas de regalos, mercerías, tiendas de alimentación, bazares, etcétera, etcétera, es decir el clásico comercio de barrio, Y ACADA VEZ HAY MENOS DE ESTE TIPO DE TIENDAS y cada vez más  dificultades para llegar a ellas.

Ya sabemos que casi todos los artículos que pueden vender el comercio de barrio nos los podemos encontrar en las grandes superficies con su propio parking y todo, pero es que YO NO COMPRO EN LAS GRANDES SUPERFICIES, vale que no se pueda meter uno con el coche por el centro de una ciudad (pueblo o barrio) donde se ha hecho peatonal el recorrido, pero al menos canalicen el tráfico y sean flexibles de manera que parece el tráfico de una ciudad a gusto de las grandes marcas y las grandes superficies.

Por otro lado, es urgente que los ayuntamientos den instrucciones la Policía Local para que éstos permitan flexibilidad con los CLIENTES DE LOS PEQUEÑOS NEGOCIOS DE BARRIOS que aparcan en doble fila con los intermitentes puestos para comprar.

Se entiende perfectamente que, si al aparcar el cliente corta el tráfico no se debe de permitir, pero cuando la calle es suficientemente ancha como para que puedan pasar los coches, lo lamentable de todo este asunto, es que la policía se dedique a fotografiar desde un coche que pasa con una cámara a los coches aparcados en doble fila (clientes de las tiendas que han sido multado y ni se han enterado), es una vergüenza y un despropósito que ahuyente a los clientes y los animen a irse a las grandes superficies.

Es una vergüenza y un despropósito que con lo difícil que está la situación del pequeño comercio de barrio y que está amenazado constantemente por las grandes superficies y por internet estos negocios locales de familias no reciban apoyo alguno y no tengan más futuro que la extinción.

Parece que todo gira alrededor a beneficio las grandes cadenas y multinacionales, no sería la primera vez que vemos a una famosa cadena de supermercados de aquí de España beneficiarse de los parking público a sus anchas y hacerlo mixto con un parking privado, una chapuza a toda regla de un Ayuntamiento, y si no lo es, lo parece.

No sería la primera vez que vemos aquí en España ver cómo algunos ayuntamientos canalizan el tráfico de tal manera que benefician a la gran cadena de supermercados de turno mientras perjudica gravemente al pequeño comercio.

Todo el mundo sabe que en este país más del 70% de los puestos de trabajo que se generan provienen de la pequeña y mediana empresa, del comercio de barrio y de la pequeña industria, y por supuesto, de los autónomos, es decir, si dejamos caer poco a poco a la pequeña empresa española el paro crecerá proporcionalmente porque las grandes superficies son incapaces, ni ganas que tienen, de absorber tanta vida laboral cómo absorbe la pequeña empresa.

El motivo de esta carta era protestar contra los Ayuntamientos para que dejaran de multar  a quienes razonablemente aparcan en doble fila para comprar en los negocios locales de los pueblos y ciudades. No se está diciendo que dejéis que la gente haga lo que le dé la gana, se está diciendo que seáis un poco más flexible, que se haga uso de la lógica y que hay que esforzarse por ser parte de la convivencia los barrios y la productividad de los pequeños negocios.

Alcaldes y Ayuntamientos, millones de persona dependen de nuestros pequeños negocios ¿acaso no os dais cuenta de que cada vez a más locales cerrados y menos vida sana en las calles de los pueblos y ciudades? no todo es comprar por Amazon con un sueldo público de 3000 € a las espaldas y pensar que todo va bien.

Que cunda el ejemplo.